martes, 13 de agosto de 2013

Yoga: Solo unas cuantas asanas son las esenciales y suficientes.




Las posturas de yoga, llamadas asanas, son ejercicios de yoga que unen el cuerpo con la mente. Patanjali, considerado el maestro de yoga, afirma que las posturas de yoga deben ser mantenidas hasta que se consiga la conexión con la esencia divina de la vida humana. Las asanas más conocidas son las que han popularizado la práctica del Yoga Hatha.






Para practicar las posturas de yoga es importante tener en cuenta varios factores que poco a poco iremos desarrollando en este blog.:

  • La inmobilidad
  • La relajación
  • La duración
  • El equilibrio
  • La plena consciencia.
  • La respiración
Las asanas no consisten en imitar una postura de yoga determinada, sino enconseguir el equilibrio y la concentración en ese punto, con una respiración adecuada. Hacer, mantener y deshacer las posturas con plena consciencia es el el secreto del Yoga.

No son mas de 30 las asanas fundamentales del Yoga, aunque existen miles de variaciones. Se debe a que los yoguis experimentan variaciones de las posturas en su afán de perfecinamiento y luego las difunden. Pero aprendiendo y practicando esas 30, podremos llegar a ser unos perfectos yoguis.

Las asanas, segun Ramiro Calle, son determinadas posturas que el cuerpo adopta para ejercer una beneficiosa influencia sobre todos sus órganos y glándulas, sobre el sistema neuromuscular, sobre 
funciones muy diversas y sobre las energías, y armonizan también la función mental.
Los asanas o esquemas corporales también benefician todos los sistemas del cuerpo: el 
circulatorio, el respiratorio, el digestivo, el endocrino y el nervioso. Si existen numerosas 
posiciones es para alcanzar a todo el cuerpo y sus funciones, sin que ninguna zona pase 
desapercibida o ningún órgano inadvertido. Se favorece la integración cuerpo-mente, se 
equilibra el sistema nervioso y se pacifican las emociones. Abastecen de sangre todas las zonas 
del cuerpo, favorecen los tejidos, mejoran el funcionamiento cerebral, dotan de flexibilidad 
a la espina dorsal, los tendones y articulaciones, los músculos y nervios. Eliminan 
crispaciones y contracturas e inducen a una relajación más profunda y reparadora y, por 
tanto, más benéfica.
Previenen contra trastornos somáticos y psicosomáticos y colaboran en la resolución de 
desórdenes emocionales o psíquicos. Estas posiciones de yoga hacen que el cuerpo asuma 
posturas que de otro modo jamás adoptaría y así acceden a todo el organismo e influyen en 
él de forma beneficiosa. Asimismo, los asanas regulan la acción cardiaca y la tensión 
arterial, favorecen excepcionalmente todo el sistema locomotor y revitalizan el organismo. 
Previenen el envejecimiento prematuro y mantienen el cuerpo flexible y resistente.
Existen numerosas posturas, desde las más sencillas a otras más complicadas o difíciles. 
Una treintena de ellas son las más básicas y beneficiosas, a las que por ello se debe dar 
prioridad. 
La mayoría de las posturas básicas pueden ser practicadas por todas las personas, pues cada 
practicante conduce la postura hasta su límite razonable y con ello ésta ya desencadena 
todos sus beneficios. 

En la ejecución de las posturas del yoga hay que observar, preferiblemente, los siguientes requisitos:

  • . Se hace y deshace la postura con lentitud, conscientemente, evitando movimientos precipitados o bruscos.
  • . Se ejecuta la postura hasta el límite razonable y se mantiene el tiempo indicado, pues todas las posturas son estáticas mientras se mantienen.
  • . Si es posible, se efectúan respiraciones pausadas y por la nariz, sin otro tipo de restricción respiratoria.
  • A la acción física debe siempre acompañarle la mental, o sea, que hay que permanecer muy atento durante la práctica, evitando en lo posible divagaciones mentales. La mente puede situarse en la zona que se indica como soporte para la concentración, o en la postura misma o en las sensaciones (estiramientos, presiones y otras) que se presentan durante la realización de la posición. De este modo la postura no sólo tiene implicaciones fisiológicas y energéticas, sino también mentales. Se puede imaginar respirando en la zona del cuerpo elegida para ese trabajo.
  • Todos los esfuerzos deben ser bien medidos, paulatinos y jamás excesivos. El secreto del éxito no está en la urgencia ni en querer ir demasiado rápido, sino en la constancia al practicar.
  • Todas las posturas actúan de forma beneficiosa sobre el organismo. Para ello se sirven de estiramientos sostenidos y de presiones o masajes.


Lo que define a las posturas del yoga es que éstas deben mantenerse durante cierto tiempo; con la práctica, el yogui va alargando, gradualmente, los tiempos de mantenimiento, y posturas que comenzaron, por ejemplo, manteniéndose treinta segundos, con perseverancia, pueden mantenerse durante dos o tres minutos. El genuino yoga psicofísico es el que utiliza las posiciones físicas de forma estática, o sea, no tiene carácter dinámico, ya que es manteniendo la postura como ésta 
actúa mucho más profundamente sobre el organismo y sus funciones; además, potencia también todas las funciones mentales y equilibra las emociones.

Los estiramientos mantenidos tienen por finalidad:

  • Estirar intensamente el músculo, y así lo alargan, lo flexibilizan, lo irrigan de sangre y eliminan sus tensiones
  •  Desbloquear, aliviar tensiones neuromusculares, inducir a una relajación más profunda.
  • Aumentar la resistencia de todo el cuerpo, favorecer la espina dorsal, mejorar el riego sanguíneo en general, estimular el tono vital.
Las posturas son la ciencia de estirar y soltar, tensar y aflojar. Entre postura y postura es 
aconsejable (aunque no imprescindible) hacer una pausa de relajación. Ésta puede durar de 
treinta segundos a un minuto.
Las presiones o masajes son una especie de acupuntura natural, mediante los cuales se 
influye muy favorablemente sobre glándulas, órganos y vísceras, así como sobre los plexos 
nerviosos. 
Estiramientos y masajes son beneficiosos para todo el cuerpo. En la mayoría de las posturas 
se producen simultáneamente estiramientos y masajes. Por ejemplo, las posturas de flexión 
hacia delante estiran vigorosamente toda la musculatura posterior del cuerpo y ejercen 
masaje sobre todos los órganos del abdomen, en tanto que las posiciones de flexión hacia 
atrás, estiran la musculatura anterior del cuerpo y ejercen masaje sobre la zona renal. Las 
posturas están perfectísimamente elaboradas y ensayadas para ir accediendo a todas las 
partes del cuerpo y beneficiándolas.


En resumen:
Las claves para realizar las asanas con eficacia son la lentitud de movimientos (a la hora de hacer y deshacer el āsana), la fase estática (o de mantenimiento de la misma), la respiración lenta, consciente y dirigida, y la atención mental en estado de alerta y receptivo a lo que está sucediendo.

3 comentarios:

  1. Reblogged en Foro Reencarnación.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias por la aportación, como veo que puede ayudar en breve modificaré el esquema con los nombres correspondientes en español.

      Eliminar